Construyendo relaciones armoniosas

Por que será que algunas relaciones parecen fáciles, o que hay “gente bien llevada” mientras que con otros relacionarnos se vuelve difícil, o sumamente estresante? Te cuesta hablar con tu jefe o con tu esposo de lo que sientes sin terminar discutiendo o cediendo tus deseos y necesidades por no poder comunicarlos? Sentís que tus hijos no te escuchan cuando hablas? O que terminas haciéndote cargo de todo (en tu casa, en el trabajo, con tus padres) por no poder pedir ayuda?

Las relaciones humanas son un arte, que requiere trabajo constante. Nuestra memoria celular puede guardar información vieja, que en este momento no nos sirve, y que podemos liberar! Por ejemplo… quizás aprendiste en tu vida que “cuando los hombres hablan las mujeres se callan”, o a que decidieran por vos, o a tener que decir que si a todo… porque cuando tuviste que decir que NO! no supiste como, o que la única forma de sentirte querido y apreciado era “ayudando a todos todo el tiempo”

Nuestra memoria celular guarda un montón de patrones “exitosos” de supervivencia…!

Con las sesiones de Memoria Celular movemos energía y emoción estancada en el cuerpo. Y vemos los cambios de actitud que necesitamos en esta etapa de la vida para avanzar… En este caso, hacia una forma más armoniosa y amorosa de relacionarnos. La propuesta es avanzar en la dirección del equilibrio y la armonía: “ser útiles al mundo sin morir en el intento”, es decir poder ocuparnos de los demás, y  aprender a incluirnos en la escena.

Aprender que las necesidades de los demás son importantes… y las nuestras también!

Durante el ciclo “Construyendo relaciones armoniosas” abordaremos cuatro aspectos fundamentales de las relaciones:

  • Aprender a hablar de lo que nos pasa
  • Aprender a poner límites saludables
  • Aprender a pedir ayuda
  • Aprender a disfrutar

La propuesta es sanar la memoria colectiva e individual hacia una nueva y sana forma de relacionarnos con nosotros mismos y con nuestro entorno: amigos, colegas, familiares, parejas, hijos. En las sesiones grupales todos participan, trabajamos una modalidad donde vemos lo grupal (cada grupo tiene algo que le es propio y por ello los participantes “se atraen” a una propuesta determinada) y lo individual de cada participante. El grupo es cerrado, es decir que no se puede entrar y salir, arrancamos todos juntos y generamos un espacio de confianza para trabajar y explorar nuestro mundo interno y nuestra memoria celular.

  • Son 4 encuentros, una vez por semana
  • Cada encuentro dura dos horas

Todos participamos, todos sanamos, todos crecemos!

Y por supuesto….todo tu entorno se beneficiará  y agradecerá una mejor y más feliz versión de ti mismo!

Próximo ciclo comienza: miércoles 8 de marzo

Reservá tu lugar