Flor de Bach para tener coraje

ASPEN (Alamo Temblón)

Cuando nuestras emociones son provocadas por miedos que no pueden ser explicados, miedos irracionales que incluso se temen contar de tan inexplicables que son, estamos ante un caso Aspen negativo.
Esta flor describe los miedos irracionales, sin razón de ser, los presentimientos, los presagios que acosan la mente noche y día sin dar a la persona un momento de paz. Las preocupaciones que provoca el miedo de tipo Aspen se originan en el inconsciente y no pueden ser asimilados por la parte consciente, produciendo una desarmonía ante la imposibilidad de ver la luz en el propio camino.

El tipo Aspen tiene que ver con personas de una gran percepción, que captan intuitivamente mensajes “del aire”, anticipándose a cosas que suceden luego y que muchas veces les producen pánico, por creer que son ellos mismos quienes las provocan con el poder de su mente. Por esa misma razón son muy reacios a contar lo que presienten o ven. Son personas de aspecto frágil, muy influenciables, que no pueden filtrar nada. Suelen tener pesadillas nocturnas, “sensaciones” que consideran desagradables durante el día, y viven en guardia por cosas que en realidad no son capaces de describir ni de comprender a ciencia cierta. A veces incluso sienten como que su alma corre peligro.

En realidad los mensajes que este tipo de personas captan, llegan desde el inconsciente para integrarse con el consciente y ayudarlo en su transformación, en la resolución de sus conflictos ocultos.

Como ayuda Aspen?

  • Aspen trae luz, coraje y vida.
  • Contribuye a enfrentar las propias sombras, las confusiones del inconsciente que provoca las grandes luchas interiores.
  • En momentos donde todo es difuso y parece conducir a un mundo que escapa de toda explicación lógica, Aspen lleva a reencontrar el centro permitiendo trabajar nuestro interior, abriendo la posibilidad de conocer lo nuevo en plenitud, con una consciencia clara y con la alegría de saber que es el Alma quien esta guiando para vencer a la oscuridad de aquellos aspectos del inconsciente que no podían ser manejados.
  • Da la clara percepción de que el alma es inmortal y que no puede ser dañada.
  • En presencia de miedos inexplicables, Aspen conecta con lo material, con la tierra, con la capacidad de racionalizar aquello que el Sabio interno está transmitiendo para que se puedan separar las vivencias negativas relacionadas con la muerte, lo religioso, lo inexplicable. Estas son palabras a las que el tipo Aspen negativo suele temer tanto al punto de perder su paz y su alegría de vivir.
  • También es una flor maravillosa para rescatar a quienes son presa del miedo por haber consumido drogas o alcohol, o quienes entran en desfasajes mentales en los cuales intervienen las alucinaciones.
  • Al permitir a la persona conectarse con los aspectos de claridad de su mente, con su luz interior, con la visión del camino que los lleva hacia la superación de sus miedos, suprimen el aspecto de descontrol que las atormenta, la depresión y el pánico.
  • Por esta razón también puede darse a pacientes terminales.
  • Aspen permite comprender mejor los mensajes del inconsciente y a integrar una percepción del mundo más real, trayendo serenidad, promoviendo el reencontrarse gradualmente con la armonía y lanzando a cada persona a una aventura nueva en la verdadera búsqueda del Yo, en la que se suprimen aquellos aspectos que no nos gustan de nosotros mismos.

Las frases de Aspen

“Tengo Fé en la vida”

“Estoy abierto a las experiencias de la vida”

“Estoy lleno de coraje y fuerza interior”

Si esta flor de Bach resuena contigo te sugiero….

Escribí la(s) frase(s) Aspen con las que más resuenes en un papel, a modo de “rotulo” y después colócala de posavasos, o en tu botella de agua personal (con las palabras mirando hacia adentro). Así tus frases comenzaran a cargar vibracionalmente el agua que tomas con esta nueva información.

Extracto de la página http://www.deon.com.ar/

Puede interesarte

2 comentarios

  • María 17 agosto, 2014   Responder →

    Hace 10 meses atrás sufría de ataques de pánico para dormir. La sensación fue espantosa, temía morir con dormir, luego aparecieron otros miedos como perder a mis padres y hermanos hasta quedar sola, tengo 32 años. Después de consumir infusiones para dormir y no obtener resultados positivos, fui a un especialista e inmediatamente me recetó pastillas para dormir y antidepresivos. Sabía que eso no era la solución, pero mi desesperación por dormir era más fuerte. Pasaba más de 24 horas sin conciliar el sueño. En un cuaderno escribía todo lo que sentía cuándo me atacaba el miedo, y pedía ayuda a Dios. No entendía qué me pasaba y por qué?. Pensé que iba a enloquecerme. Al cabo de tres meses de consumir medicamentos y sin orden médica disminuí la ingesta de pastillas, sin ver resultados alentadores. Luego opté por disminuir las dosis y observar el efecto, me di cuenta que dormía con poco medicamento hasta que nuevamente sin orden del médico las abandoné por completo. Me dije que sin importar las horas que durmiese, no iba a tomar pastillas. No resuelven mi problema, al contrario lo agudizan. Sentía que me ayudaban a dormir, pero no sentía relajación. Me despertaba somnolienta y no deseaba estar así. Me encanta el día como para estar dormida. Ahora que leo su artículo, el ASPEN será efectivo en mi.

    • Cristina Hyland 19 agosto, 2014   Responder →

      Hola Maria!
      gracias por compartir tu experiencia. Espero de todo corazón que Aspen te ayude.
      Tambien seria bueno en algun momento, que hicieras una Sesion de Sanacion Emocional Profunda, para llegar la raiz de tu problema…un abrazo! buena suerte con Aspen, y cualquier cosa consultame! Cristina.

Que te pareció?